psicoterapias

Psicoterapia individual: Psicodinámicas

Terapia de objetivos limitados o focalizados: el terapeuta y el consultante definen objetivos a tratar, se hace foco hacia determinada problemática del paciente.
También se la llama Terapia breve, lo breve se refiere a un tiempo acordado, dependiendo de los objetivos y su evolución.
Estas terapias son de orientación psicoanalítica, con abordajes múltiples para cada situación o problema.

 

Psicoterapia Cognitiva

 La psicología cognitiva se encargan del estudio de la cognición, es decir, los procesos mentales implicados en el conocimiento. Tiene como objeto de estudio los mecanismos básicos y profundos por los que se elabora el conocimiento, desde la percepción, la memoria y el aprendizaje, hasta la formación de conceptos y razonamiento lógico. Por cognitivo entendemos el acto de conocimiento, en sus acciones de almacenar, recuperar, reconocer, comprender, organizar y usar la información recibida a través de los sentidos. Está situada dentro de lo que se denomina el hexágono cognitivo, formado por la interrelación entre Neurociencia, Inteligencia artificial, Psicología, Lingüística, Antropología y Filosofía.[1] Recibe influencias de disciplinas y teorías afines, como el tratamiento de la información, la inteligencia artificial, la ciencia del lenguaje y el enfoque holístico de la Gestalt.

El terapeuta debe facilitar las herramientas necesarias a la persona para poder reconocer y modificar su estructura de creencias. El cambio cognitivo es el objetivo central de la terapia cognitiva, produciendo el mejoramiento de la sintomatología en un primer momento para luego profundizar en la modificación de los esquemas de creencia. La terapia cognitiva busca alterar las construcciones que hace un paciente sobre sus experiencias. Implica al paciente en un proceso mediante el cual se plantea la influencia que tienen los sistemas cognitivos, emocionales, lingüísticos y conductuales, de organización de la experiencia en su visión de las cosas, y se buscan formas alternativas, válidas y viables de conocer el mundo, y de aportar nuevos significados. El terapeuta es un observador estratégicamente orientado, cuyas intervenciones provocan un efecto discrepante capaz de gatillar una modificación en la visión que el paciente tiene de sí mismo.